El cráter de impacto de un meteorito en Alemania pudo haber albergado vida en el pasado de la Tierra


meteorite

Un nuevo estudio de la Faculta de Western explora la posibilidad de que las formas de vida más primitivas de la Tierra pudieran haber sido cultivadas por el impacto de un meteorito.

El equipo de investigación de la Facultad de Western de Ciencia y el Centro de Ciencia Planetaria y Exploración (CPSX), que incluye al becario posdoctoral Haley Sapers y a los profesores Gordon Osinski y Neil Banerjee, investigó en rocas de Nördlinger Ries, una depresión localizada en Baviera, Alemania, de 24 kilómetros de ancho y ha descubierto lo que supuestamente son trazas de fósiles microbianos por primera vez en el interior de un cráter de impacto. Las trazas fósiles, también llamadas icnofósiles, son los registros geológicos de la actividad biológica.

La energía necesaria para crear un cráter de impacto como el de Ries se estima igual a la potencia generada por 1,8 millones de bombas atómicas, por lo tanto, un meteorito con la fuerza necesaria para derretir los muchos kilómetros cúbicos de roca que cubren la tierra en este lugar pudo haber impactado hace aproximadamente 14,6 millones de años. Una vez que ocurre la fusión, la roca se enfría rápidamente formando un vaso de impacto o impactita, que contiene diversas estructuras microscópicas y cristales.

En el estudio de las rocas de Ries, los investigadores encontraron características inusuales tubulares -de aproximadamente una millonésima de tres millonésimas de un metro de diámetro – que se cree son las primeras trazas de fósiles microbianos alojados en cristal de impacto de un meteorito.

Los hallazgos fueron publicados esta semana en la revista Geology en un artículo titulado “Enigmatic tubular features in impact glass.”

“La explicación más simple y más consistente de los datos es que la actividad biológica juega un papel en la formación de las texturas tubulares de los vasos de Ries, probablemente durante la actividad hidrotermal post-impacto”, dijo Sapers, académico de Vanier en 2010 y primer autor del artículo.

“Como el vidrio de impacto está siempre presente en los cuerpos rocosos en todo el Sistema Solar y probablemente  fuera común en la Tierra primitiva, la conservación de la actividad biológica en el vidrio de impacto tiene implicaciones significativas astrobiológicas para la vida en la Tierra primitiva, así como para la búsqueda de vida en otros planetas “, dice Osinski, director asociado de CPSX,

Los investigadores de Western realizaron estudios de óptica y microscopía electrónica de barrido, espectroscopia de rayos X por dispersión de energía, y transformación de Fourier espectroscopia infrarroja en las rocas de Ries para confirmar los hallazgos.

Artículo Original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s