Lo que recordamos no es tan fiable como creemos


140204185651-large

Nuestra memoria es un viajero del tiempo astuta, que va arrancando fragmentos del presente y los mezcla con el pasado, según informa un nuevo estudio de la Northwestern Medicine. En términos de precisión, no es una cámara de vídeo.

Más bien, la memoria vuelve a escribir el pasado con información actual, actualizando los recuerdos con nuevas experiencias.

El amor a primera vista, por ejemplo, es más probable que sea un truco de la memoria que un momento digno de Hollywood.

“Cuando uno piensa de nuevo en cuando conociste a su pareja actual, usted puede recordar un sentimiento de amor y euforia”, dijo la autora principal, Donna Jo Bridge, becaria postdoctoral en ciencias sociales médicas de la Northwestern University Feinberg School of Medicine. “Pero lo que puede estar pasando es que estamos  proyectando sentimientos actuales hasta el encuentro original con esa persona.”

El estudio será publicado en la revista Journal of Neuroscience.

Este el primer estudio que muestra específicamente cómo la memoria es defectuosa, y cómo se puede insertar cosas desde el presente en recuerdos del pasado, cuando se recuperan esos recuerdos. El estudio muestra el punto exacto en el momento en que la información de forma incorrecta recordada se implanta en una memoria existente.

Para ayudarnos a sobrevivir, dice Bridge, nuestros recuerdos se adaptan a un entorno en constante cambio y ayudan a hacer frente a lo que es importante ahora.

“Nuestra memoria no es como una cámara de vídeo. Un recuerdo replantea y edita eventos para crear una historia y adaptarse a su mundo actual. Está construida para estar al día.”

Toda la edición ocurre en el hipocampo, desvela el nuevo estudio. El hipocampo, en esta función, es el equivalente en la memoria del redactor de la película y del equipo de efectos especiales.

Para el experimento, 17 hombres y mujeres estudiaron 168 ubicaciones de objetos en una pantalla de ordenador con antecedentes variados, como una escena del océano bajo el agua o una vista aérea de tierras agrícolas del Medio Oeste. A continuación, los investigadores pidieron a los participantes que trataran de colocar el objeto en su ubicación original, pero en un nuevo fondo de pantalla. Los participantes siempre colocaban los objetos en una ubicación incorrecta.

Para la parte final del estudio, a los participantes se les mostró un objeto en tres lugares de la pantalla original y se les pidió que eligieran la ubicación correcta. Sus opciones eran: la ubicación en la que originalmente vieron del objeto, una segunda ubicación o una nueva ubicación.

“La gente siempre eligió el lugar que prefirió en la parte 2,” dice Bridge. “Esto demuestra que la memoria original de la ubicación ha cambiado para reflejar la ubicación que recordaron en la nueva pantalla de fondo. Su memoria ha actualizado la información mediante la inserción de nueva información en la memoria antigua.”

Los participantes realizaron la prueba en un escáner de resonancia magnética por lo que los científicos pudieron observar su actividad cerebral. Los científicos también rastrearon los movimientos oculares de los participantes, que a veces era más revelador sobre el contenido de sus memorias – y si había un conflicto en sus elecciones – que la ubicación real que terminaron eligiendo.

La noción de una memoria perfecta es un mito, dijo Joel Voss, autor principal del artículo y profesor asistente de ciencias sociales y médicas de neurología en Feinberg.

“A todo el mundo le gusta pensar en la memoria como algo que nos permite recordar vívidamente nuestra infancia o lo que hicimos la semana pasada”, dijo Voss.“Pero la memoria está diseñada para ayudarnos a tomar buenas decisiones en el momento y, por lo tanto, tiene que mantenerse al día. La información que es relevante en este momento puede sobreescribir lo que estaba allí dntes.”

Bridge señala las implicaciones del estudio para el testimonio judicial de testigos presenciales. “Nuestra memoria se construye para cambiar, no regurgita los hechos, por lo que testigos no son muy fiables”.

Una advertencia de la investigación es que se llevó a cabo en un entorno experimental controlado y muestra cómo los recuerdos cambian en el experimento. “A pesar de que esto ocurrió en un entorno de laboratorio, es razonable pensar que la memoria se comporta igual en el mundo real”, concluye Bridge.

Artículo Original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s