Descubierto un nuevo tipo de estrellas hiper-veloces


Astronomers-Discover-a-New-Class-of-Stars

Un estudio publicado recientemente detalla el descubrimiento de una nueva clase de “estrellas hiper-veloces” – estrellas que se mueven a velocidades de más de un millón de millas por hora con respecto a la Vía Láctea y que son lo suficientemente rápidas para escapar del tirón gravitatorio de la Vía Láctea.

El descubrimiento de este nuevo conjunto de estrellas “hiperveles” se describió en la reunión anual de la Sociedad Astronómica de Estados Unidos esta semana en Washington, DC, y se publicó en la ediciónonline de la revista Astrophysical Journal.

“Estas nuevas estrellas hiper-veloces son muy diferentes de las que se han descubierto con anterioridad”, dijo la estudiante de la Universidad de Vanderbilt, Lauren Palladino, autora principal del estudio. “Las estrellas hiper-veloces originales son grandes estrellas azules y parecen tener su origen en el centro de la galaxia. Nuestras nuevas estrellas son relativamente pequeñas -aproximadamente del tamaño del sol- y la parte sorprendente es que ninguna de ellas parece provenir del núcleo galáctico “.

El descubrimiento lo realizó Palladino, que trabaja bajo la supervisión de Kelly Holley-Bockelmann, profesora asistente de astronomía en Vanderbilt, gracias al mapeo de la Vía Láctea para realizar el cálculo de las órbitas de  estrellas similares al Sol en el Sloan Digital Sky Survey, un censo masivo de estrellas y galaxias en una región que abarca casi una cuarta parte del cielo.

“Es muy difícil que una estrella se aleje de la galaxia”, dijo Holley-Bockelmann. “El mecanismo más comúnmente aceptado para ello implica interactuar con el agujero negro supermasivo del núcleo galáctico. Esto significa que cuando se traza el lugar de nacimiento de la estrella, este es el centro de nuestra galaxia. Ninguna de estas estrellas hiperveloces provienen del centro, lo que implica que existe una nueva clase inesperada de  estrellas de hiperveloces, uno con un mecanismo de eyección diferente “.

Los astrofísicos calculan que una estrella tiene que conseguir un millón de millas por hora con respecto al movimiento de la galaxia para alcanzar una velocidad de escape. También estiman que el agujero negro central de la Vía Láctea tiene una masa equivalente a cuatro millones de soles, lo suficientemente grande como para producir una fuerza gravitacional lo bastante fuerte como para acelerar las estrellas a velocidades hiper. El escenario típico consiste en un par binario de estrellas que se ven atrapadas en las garras del agujero negro. Mientras que una de las estrellas cae en espiral hacia el agujero negro, su compañera es lanzada hacia afuera a una velocidad tremenda. Hasta ahora, se han encontrado 18 estrellas gigantes azules hiperveloces que podrían haberse producido por un mecanismo de ese tipo.

Ahora Palladino y sus colegas han descubierto otras 20 estrellas similares al tamaño del Sol del tamaño que se caracterizan como posibles estrellas hiper-veloces. “Una advertencia sobre esto es recordar los errores conocidos en la medición de movimientos estelares”, dice.”Para conseguir la velocidad de una estrella, lo que tienes que medir es la posición muy precisa durante décadas. Si la posición se mide mal un par de veces durante ese intervalo de tiempo, puede parecer que se mueva mucho más rápido de lo que realmente hace. Hicimos varias pruebas estadísticas para aumentar la precisión de nuestras estimaciones. Por eso pensamos que, aunque algunos de nuestros candidatas pueden ser por azar, la mayoría son de verdad “.

Los astrónomos están siguiendo observaciones adicionales.

El nuevo tipo parece comprenderla misma composición que las estrellas normales de disco, por lo que los astrónomos no creen que su lugar de nacimiento fuera el bulbo central de la galaxia, sino algún otro lugar exótico fuera de la galaxia.

La gran pregunta es: ¿qué impulsó estas estrellas hasta velocidades tan extremas?. Estamos trabajando en eso ahora “, dijo Holley-Bockelmann.

Katharine Schlesinger, de la Universidad Nacional de Australia, Carlos Allende Prieto de la Universidad de La Laguna en España, Timothy Beers, del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica en Tucson, Young Sun Lee de la Universidad Estatal de Nuevo México y Donald Schneider de la Universidad Estatal de Pensilvania también contribuyeron al descubrimiento.

Artículo original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s