El ADN más antiguo hallado plantea cuestiones interesantes


bb_Sima3

Los científicos han recuperado el ADN más antiguo conocido de un miembro de la familia de la evolución humana. Este hallazgo plantea sorprendentes preguntas sobre las relaciones entre las poblaciones remotas de homínidos antiguos.

Una muestra casi completa de ADN mitocondrial fue extraído de un hueso de 400.000 años de edad, la pierna fue previamente encontrado en una cueva en el norte de España. El ADN muestra un vínculo hereditario inesperado hasta los homínidos de Denisova, primos genéticos de los neandertales, que vivían en el este de Asia hace al menos 44.000 años, dice el paleogenetista Matthias Meyer, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, y sus colegas.

Su informe, que cuadruplica la edad del ADN más antiguo homínido, aparece en Nature

El hueso fósil fue desenterrado en tres partes, una en 1994 y otras dos en 1999. En el mismo sitio -Sima de los Huesos, o pozo de huesos- ha arrojado los restos de al menos 28 personas. Muchos investigadores clasifican a estos fósiles como el Homo heidelbergensis, una especie que se cree podía haber sido un antepasado de los neandertales y tal vez del Homo sapiens también.

El ADN mitocondrial antiguo recuperado por el equipo de Meyer plantea preguntas sobre cómo se establecieron las relaciones genéticas entre el H.heidelbergensis en Europa occidental y, presumiblemente, más tarde evolucionar con los Denisovanos. El ADN mitocondrial se pasa únicamente de la madre al niño. Las relaciones entre antiguos homínidos son difíciles de precisar, en parte debido a que solo algunos huesos están disponibles. Los  Denisovanos, por ejemplo, están representados hoy en día sólo por un hueso de un dedo y dos dientes excavados en una cueva de Siberia.

“La conexión Denisovan es fascinante, pero soy cauteloso acerca de cómo interpretarlo,” señala el paleoanthropologista John Hawks de la Universidad de Wisconsin-Madison. “Debido a que tantos años y kilómetros separan las poblaciones de la Sima de los Huesos y los denisovanos, es difícil separar los movimientos de población y las interacciones que se tradujeron en los segmentos de ADN mitocondrial compartidos”, dice Hawks.

Meyer sospecha que los homínidos de la Sima pertenecían a una población que estaba estrechamente relacionado tanto con los neandertales como con los homínidos de Denisova. “Si los antepasados ​​de los homínidos de la Sima se aparearon con los miembros de otra especie de homínidos -posiblemente el Homo erectus o con variantes de ADN mitocondrial aún sin descubrir en la población, podrían haber entrado en el ADN Sima y más tarde llegar a los homínidos de Denisova mediante el entrecruzamiento con la misma especie”, especula Meyer.

“Otra posibilidad es que los ancestros denisovanos ocupaban una vasta extensión de Asia y Europa antes de que la población de la Sima evolucionora,” dice Carles Lalueza-Fox, paleogenetista del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona. “Los fósiles de homínidos encontrados en dos cuevas cerca de la Sima de los Huesos, que datan de entre 1,3 millones y 800.000 años atrás, pueden representar los descendientes de esa población intercontinental”, sugiere Lalueza-Fox. Los homínidos de la Sima, de este modo, podrían haber recibido contribuciones genéticas de esos grupos que el ADN parcialmente emparejado por el separado heredado por los homínidos de Denisova, lejos, al este.

Si es así, los neandertales probablemente se originaron como una pequeña población europea, aislada hace unos 250.000 años, propone Lalueza-Fox.

El paleoantropólogo Chris Stringer del Museo de Historia Natural de Londres que se refiere a los antiguos individuos de la Sima ya como neandertales tempranos. “Rasgos comunes del ADN mitocondrial entre los homínidos de Denisova y el fósil de la Sima pueden haber sido heredados de grupos H. heidelbergensis viajeros”, dice Stringer. Estas secuencias genéticas podrían haberse perdido en los neandertales y los humanos modernos, lo que plantea la hipótesis de si las mujeres que realizaron las secuencias no tenían hijos sobrevivientes.

“Realmente necesitamos el ADN nuclear para resolver el rompecabezas evolutivo de la Sima de los Huesos”, dice Meyer. El ADN nuclear, una herencia de ambos padres, es mucho más difícil de recuperar a partir de huesos antiguos que el ADN mitocondrial.

Enlace original: Ancient hominid bone serves up DNA stunner

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s