Marte genera “terremotos” en los asteroides que se cruzan en su órbita


20131118162038-0

Desde que los astrónomos han podido observar asteroides, una pregunta ha quedado sin respuesta: ¿Por qué la mayoría de las superficies de los asteroides es más rojas que los meteoritos; los restos de asteroides que se han estrellado en la Tierra?

En 2010, Richard Binzel, profesor de ciencias planetarias en el MIT, identificó una posible explicación: los asteroides que orbitan en el cinturón principal de asteroides de nuestro sistema solar, situado entre Marte y Júpiter, están expuestos a la radiación cósmica, lo que propicia el cambio de la naturaleza química de sus superficies y su enrojecimiento con el tiempo. Por el contrario, Binzel señaló que los asteroides que se aventuran fuera del cinturón principal y pasan cerca de la Tierra sienten los efectos de la gravedad de la Tierra, lo que causa una especie de terremotos  en esos ellos, removiendo sus superficies y haciendo que el material interior pase al exterior. Cuando estos asteroides “actualizados” se acercan demasiado a la Tierra, se rompen y caen a la superficie en forma de meteoritos.

Desde entonces, los científicos han pensado que un encuentro cercano con la Tierra juega un papel clave en la naturaleza de los asteroides. Pero ahora Binzel y su colega, Francesca DeMeo, han descubierto que Marte también puede agitar la superficie de los asteroides, con un contacto con ellos los suficientemente estrecho. El equipo calculó las órbitas de 60 de estos asteroides 60 renovados, y descubrió que el 10 por ciento de la órbita de estos nunca se cruzaba con la de  la Tierra. En su lugar, estos asteroides sólo se acercan a Marte, lo que sugiere que el planeta rojo puede actualizar las superficies de estos asteroides igualmente.

“No creemos que la Tierra sea el único responsable importante, y abre nuestras ventanas a la posibilidad de que haya otras cosas pasando en el sistema solar causando que estos asteroides  se renueven”, dice DeMeo, que hizo gran parte del trabajo como postdoctorado en el Departamento de Tierra, Atmosféras y Ciencias Planetarias del MIT.

DeMeo y Binzel, junto con el también ex profesor adjunto del MIT Mateo Lockhart, han publicaron sus hallazgos en la revista Icarus. 

La idea de que Marte podría sacudir la superficie de un asteroide es una sorpresa: como señala Binzel, el planeta posee solo un tercio del tamaño de la Tierra, y es una décima parte menos masivo, y por lo tanto, ejerce una fuerza gravitacional mucho más débil en los objetos circundantes. Pero la posición de Marte en el Sistema Solar pone al planeta en estrecha proximidad con el cinturón de asteroides, aumentando la posibilidad de encuentros cercanos con asteroides.

“Marte está justo al lado del cinturón de asteroides, de manera que dispone más oportunidades que la Tierra de renovar estos asteroides”, dice Binzel. “Así que eso puede ser un factor que equilibre la balanza.” 

DeMeo, que sospechaba que Marte podría tener un papel en la alteración de las superficies de los asteroides, utilizó una base de datos de asteroides creada por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional. La base de datos se compone actualmente de observaciones de 300.000 asteroides y de sus órbitas; 10.000 de ellos son considerados cercanos a la Tierra.

Durante la última década, el grupo de Binzel ha rastreado los más brillantes de estos asteroides, para realizar la medición de sus colores y determinar si sus superficies han sido alteradas recientemente. Para este trabajo más reciente, los investigadores observaron 60 de esos asteroides, trazando la órbita de cada uno y determinando qué órbitas se habían cruzado con los de la Tierra o Marte. DeMeo calcula la probabilidad, en los últimos 500.000 años, de que un asteroide o bien un planeta se haya cruzado en un encuentro cercano que podría generar terremotos en los asteroides.

“Imaginamos Marte y un asteroide pasando por una intersección, y a veces, se cruzan a la vez entre sí”, dice Binzel. “Si se acercan mucho, es lo suficientemente cerca como para que la gravedad de Marte tire del asteroide y lo sacuda. Con que frecuencia y cómo sucede es un proceso al azar.”

Gracias a sus cálculos, los investigadores encontraron que el 10 por ciento de su muestra de asteroides sólo cruzaba la órbita de Marte, y no la de la Tierra. DeMeo exploró otras posibles causas de renovación de las superficies de asteroides, mediante el cálculo de la probabilidad de asteroides que chocan entre sí, así como la posibilidad de que un fenómeno llamado “giro”, en el que la energía del sol hace que el asteroide gire más y más rápido, pudiera sacudir su superficie. A partir de sus cálculos, DeMeo no encontró ninguna prueba concluyente de que cualquiera de los casos logrará este efecto de modo significativo en los asteroides, lo que sugiere que “Marte es el único candidato”, dice Binzel.

Aunque el 10 por ciento de 60 asteroides puede no parecer un número significativo, DeMeo señala que, dado el pequeño tamaño de Marte, el hecho de que el planeta pueda tener un efecto sobre uno de cada 10 asteroides es digno de mención. “Marte es más poderoso de lo que esperábamos”, dice.

Vishnu Reddy, científico investigador asociado en el Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson, Arizona, dice que la posibilidad de que Marte pueda alterar a los asteroides que pasan, proporciona a los científicos una de las muchas fuentes potenciales de meteorización en el espacio .

“En cada uno de los asteroides que hemos visitado hasta ahora, cada uno de ellos ha mostrado una clase diferente de erosión espacial”, dice Reddy, quien no participó en la investigación. “Así que parece que no sólo la composición es un factor importante, sino también la localización del asteroide con respecto al sol.” 

Los investigadores agregan que ahora que se ha demostrado que Marte altera la superficie de asteroides, otros planetas, como Venus, pueden tener capacidades similares. Sobre todo porque Venus está más cerca de la masa de la Tierra “se piensa en estos asteroides que circundan el sol como objetos ajenos al resto del sistema, pero no hay realmente mucho más que decir sobre ellos”, dice DeMeo, que ahora es un post-doctorada en la Universidad de Harvard. “Esto da una idea dinámica de la vida de los asteroides.” 

Enlace original: Asteroids’ close encounters with Mars

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s