Un viejo procedimiento médico que ayuda a recuperar visión a invidentes


blindmansees

En 1998, Ian Tibbets perdió la visión en su ojo derecho, algún tiempo después de que se lesionara gravemente la córnea con un pedazo de hierro. Más tarde también perdió la visión en su ojo izquierdo. Quien habla de Tibbets es Christopher Liu, cirujano en el Hospital Ocular de Sussex, quien se postulo para un procedimiento radical conocido como osteo odonto queratoprotsesis (OOKP). El procedimiento suena un poco extraño, y lo es, pero para Tibbets y los otros cinco pacientes que se han sometido al procedimiento, es algo que funciona.

Los dos pasos del procedimiento se desarrollaron en la década de 1960. Un diente , junto con un poco de hueso adjunto, es retirado primero del paciente y se modela para dar cabida a una lente de plástico. La lente se implanta dentro de una bolsa carnosa bajo la órbita del ojo, que no va a ser operado. Un colgajo de piel también se retira del interior de la mejilla, y se cose a la parte frontal del ojo que va a recibir el diente. El diente actúa a modo de chasis para la lente, siendo aceptada por el sistema inmunológico. Siempre y cuando sea del propio paciente, el diente no debería ser rechazado.

La segunda parte del procedimiento se hace aproximadamente cuatro meses más tarde, después de que ha habido tiempo suficiente para la vascularización del diente. Parte de la córnea, el iris y el gel vítreo se retiran del ojo operado. Entonces el diente y la lámina de hueso asociada se cortan y se cosen en la cuenca del ojo preparado, y son recubiertos con la pieza de piel de la mejilla. El procedimiento por lo general tiene un buen pronóstico. Con el tiempo existe el riesgo de fracaso de la piel, debido principalmente a la posibilidad de que el cuerpo la reabsorba. Estos riesgos pueden ser importantes cuando el procedimiento incluye el glaucoma, o si el tejido implantado ha sido de un aloinjerto (obtenido de otra persona).

La visión de Tibbetts en el ojo reparado ha llegado gradualmente a alrededor del 40 por ciento, que le permita ver el rostro de su esposa, y por primera vez, ver a sus dos hijos. La pequeña pupila de color negro en el interior de un ojo rosa, es cuanto menos llamativo, pero para Tibbets, y potencialmente muchos otros pacientes, la recompensa vale a pesar de llamar la atención de los extraños.

Autor: John Hewitt

Enlace original: Blind man sees with help from tooth-implanted lens

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s