El uso de proteína de soja no reduce el riesgo de regresión en tumores de prostata


5154d60202350soja1

Entre los hombres que se habían sometido a prostatectomía radical, el consumo diario durante dos años de un suplemento de bebida en polvo que contiene la proteína aislada de soja  no redujo o retardó el desarrollo de la recidiva bioquímica del cáncer de próstata, en comparación con  hombres que recibieron un placebo, según un estudio publicado en el número de julio de JAMA.

El cáncer de próstata es el tumor maligno más frecuentemente diagnosticado y la segunda causa más frecuente de muerte por cáncer en hombres en los Estados Unidos y otros países occidentales, pero es mucho menos frecuente en países asiáticos. El riesgo de cáncer de próstata ha sido inversamente asociado con la ingesta de alimentos de soja y derivados en estudios observacionales, que pueden explicar esta variación geográfica ya que el consumo de soja es muy bajo en Estados Unidos y muy alto en países asiáticos, “según la información de respaldo del artículo.

“A pesar de que se ha propuesto en repetidas ocasiones que la soja puede prevenir el desarrollo del cáncer de próstata, esta hipótesis no ha sido probada en estudios aleatorizados. Una fracción sustancial (entre el 48 y el 55 por ciento) de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata utilizan suplementos dietéticos incluyendo productos de soja, aunque la proporción exacta no se conoce. Sin embargo, no existen evidencias de que estos suplementos tengan ningún beneficio relacionado con el cáncer de próstata. La soja contiene varios componentes, como las isoflavonas, que poseen características contra el cáncer en estudios de laboratorio “.

Maarten C. Bosland de la Universidad de Illinois en Chicago, y sus colegas examinaron si el consumo diario de un suplemento a base de proteína de soja podría reducir la tasa de recurrencia o recidiva tardía de cáncer de próstata en hombres con alto riesgo de recurrencia después de una prostatectomía radical. El ensayo aleatorizado se llevó a cabo entre julio de 1997 y mayo de 2010 en 7 centros de EE.UU. e incluyó 177 hombres. El suplemento alimenticio se comenzó a usar en el plazo de 4 meses después de la cirugía y continuó diariamente durante un máximo de 2 años, con mediciones del antígeno prostático específico (PSA) realizadas a intervalos de 2 meses en el primer año y cada 3 meses a partir de entonces. Los participantes se asignaron al azar para recibir una porción diaria de una bebida en polvo que contenía 20 gramos de proteína en la forma de cualquiera de las proteínas de soja aislada (n = 87) o como placebo, caseinato de calcio (n = 90).

El ensayo fue suspendido antes de tiempo por falta de los efectos del tratamiento en un análisis intermedio planificado con 81 participantes evaluables en el grupo de intervención y 78 en el grupo placebo. En general, el 28,3 por ciento de los participantes desarrolló recurrencia bioquímica (definida como el desarrollo de un nivel de PSA de ≥ 0,07 ng / mL) en un plazo de 2 años. Veintidós  de los participantes (el 27,2 por ciento) del grupo de intervención confirmó recidiva bioquímica, mientras que 23 de ellos, (el 29,5 por ciento) que recibieron placebo desarrolló recurrencia. “Entre los participantes que desarrollaron recurrencia, la media de tiempo hasta la recurrencia fue algo menor en el grupo de intervención (31,5 semanas) que en el grupo placebo (44 semanas), pero esta diferencia no es estadísticamente significativa”, escriben los autores.

La adherencia fue mayor que 90 por ciento. No hubo diferencias en los eventos adversos entre los 2 grupos.

“Los resultados de este estudio proporcionan otro ejemplo de que las asociaciones en los estudios epidemiológicos observacionales entre supuestos agentes preventivos y los resultados clínicos necesitan ser confirmados en ensayos clínicos aleatorios. No sólo estos hallazgos que contradicen la evidencia epidemiológica sobre el consumo de soja y el riesgo de cáncer de próstata, sino que también no fueron consistentes con los resultados de experimentos con modelos animales de carcinogénesis de próstata, que también sugieren un menor riesgo “, escriben los investigadores.

Una posible explicación de estos resultados discrepantes es que tanto en los estudios epidemiológicos y experimentos con animales, la exposición a la soja normalmente se produjo durante la mayor parte o la totalidad de la duración de la vida de los participantes en el estudio; no hay informes de este tipo de estudios en los que la exposición a soja comenzara más tarde. Por lo tanto, es concebible que la soja sea un protector contra el cáncer de próstata cuando el consumo comienza temprano, pero no más tarde o cuando el cáncer de próstata ya está presente. Si este es el caso, la quimioprevención del cáncer de próstata con la soja es poco probable que sea eficaz si se inicia más tarde, dada la alta prevalencia del cáncer de próstata detectada en hombres de mediana edad “.

Enlace original: Soy protein supplementation does not reduce risk of prostate cancer recurrence after radical prostatectomy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s