El origen de los materiales exóticos de la Luna podría no ser el resultado de impactos de meteoritos


601578_3720332521043_1155186733_n

Los minerales que se encuentran en los cráteres de la Luna pueden ser restos de asteroides que chocaron contra ella y no, como se creyó durante mucho tiempo, las entrañas de la Luna expuestas por dichos impactos, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los resultados, publicados en la revista Nature Geoscience, ponen en duda lo poco que sabíamos de qué se compone  la Luna realmente. Durante mucho tiempo se ha pensado que los meteoroides se vaporizan durante el impacto con grandes cuerpos celestes. Minerales poco comunes como la espinela y olivino se encuentran en muchos cráteres lunares, pero rara vez en la superficie de la Luna, por lo tanto, se atribuyen a la excavación de las capas lunares sub-superficiales por golpes de asteroides.

El olivino y la espinela son componentes comunes de los asteroides y meteoritos, y se han encontrado en plantas y alrededor de los picos centrales de los cráteres lunares como Copérnico, Theophilus o Tycho que tienen alrededor de 100 kilómetros de diámetro.

Un equipo de China y los Estados Unidos simuló la formación de cráteres en la Luna y se encontró con que, a velocidades de impacto de hasta 12 kilómetros por segundo, un proyectil puede sobrevivir al impacto, aunque resulta fragmentado y deformado.

“Llegamos a la conclusión de que algunos minerales poco comunes observados en los picos centrales de muchos cráteres lunares podrían ser exógenos (externos) en su origen y no pueden ser naturales de la Luna”.

El co-autor del artículo, Jay Melosh de la Universidad de Purdue en Indiana, asegura que han hallado las respuestas para resolver el dilema expuesto por estudios anteriores que cuestionaban que cráteres del tamaño de Copérnico no eran lo suficientemente grandes como para haber sacado a relucir el contenido profundo de las capas interiores de la Luna.

“También advierte a los científicos planetarios de no utilizar la composición de los picos centrales de los cráteres como guía hacia el interior de la Luna, cuyo mineral dominante podría no ser olivino,” dijo.

En la Tierra, la espinela y el olivino crean piedras preciosas raras como el peridoto.

En un artículo comentando el estudio, Erik Asphaug de la Escuela de Exploración Terrestre y Espacial de la Universidad Estatal de Arizona, dijo que la teoría significa que el material excavado de la tierra por grandes impactos durante los primeros tiempos del planeta todavía se puede encontrar en la Luna.

El material disperso se sabe que ha golpeado la Luna a velocidades tan bajas como 2 kilómetros por segundo , y debería haber sobrevivido, si la hipótesis del estudio es correcta. Esto sugiere otra explicación para la existencia de espinela en la Luna, dijo Asphaug: proviene de la Tierra.

“Aún más provocadora es la sugerencia de que íbamos a encontrar algún día material  protobiológico de la Tierra que ya no está disponible en nuestro planeta, geológicamente activo y reciclado varias veces, en un lugar seco del ártico lunar”.

“Sin duda, el potencial para encontrar material de la Tierra primitiva se perfila como una de las principales motivaciones para el regreso a la Luna de astronautas humanos en nuestra constante búsqueda del origen de la vida.”

A diferencia de la corteza terrestre, que se recicla repetidamente a través del proceso de la tectónica de placas, la dura corteza de la Luna data de miles de millones de años y ofrece pistas sobre la formación del sistema solar, incluyendo la Tierra.

Enlace original: Moon may harbour alien minerals

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s