Descubierto el cuerpo de Ricardo III


O_BLOODY_RICHARD

La historia y la literatura han pintado al rey Ricardo III de Inglaterra como un bribón que encontró una muerte violenta en la batalla y fue enterrado sin ceremonia. Ahora, los investigadores han puesto de manifiesto algunas conclusiones de la investigación científica de un esqueleto que se encontró el año pasado bajo un estacionamiento en Leicester, Inglaterra y, ¡aun parece más espantoso de lo pensado!. Los resultados anunciados el 4 de Febrero por un equipo de la Universidad de Leicester pinta una imagen muy coherente  con los relatos históricos y de ficción .

La búsqueda del cuerpo del rey se inició en agosto de 2012, en el estacionamiento de un edificio de la ciudad de Leicester. Una excavación descubrió muros y otras estructuras de Grey Friars Church, donde Ricardo III fue enterrado después de su muerte ignominiosa el 22 de agosto de 1485, en la batalla de Bosworth. Bajo el lugar donde la iglesia se levantó, los investigadores encontraron un esqueleto metido en lo que parecía haber sido una tumba excavada a toda prisa, demasiado pequeña para el cuerpo que contenía.

La historia dice que los momentos finales de Ricardo III fueron brutales; Shakespeare retrata al rey pidiendo un caballo para llevarlo de vuelta a la batalla después de haber sido derribado, sólo para ser asesinado por un desertor de sus filas. A pesar de que los huesos no nos puede decir nada acerca de sus palabras finales, 10 heridas confirman un final violento y caótico. Una herida abierta en la parte posterior de la cabeza sugiere que el golpe mortal fue producido por una alabarda, un arma de hoja utilizada en el siglo XV. Una segunda herida que también habría sido fatal por sí misma, habría penetrado en la base del cráneo. Examinar cuidadosamente el interior del cráneo reveló una marca frente a este punto de entrada, lo que sugiere que la hoja penetró 10,5 centímetros.

Luego están las heridas de humillación. En las batallas, los combatientes se apresuraban a hundir sus armas en los cuerpos muertos o heridos de muerte de los líderes enemigos. Cortes profundos, capaces de penetrar el hueso del cráneo, estropeando su mandíbula y las mejillas. Las costillas de Ricardo presentaba señales de nuevos ataques, informa la oesteoarqueóloga Jo Appleby. Su pelvis se melló, lo que indica que un cuchillo o daga se hundió en su nalga derecha. Muchas de estas heridas se habrían evitado si Ricardo III hubiera llevaba casco protector y  armadura, lo que llevó al equipo a especular que estas lesiones fueron infligidas inmediatamente después de la muerte.

Los relatos históricos indican que después de su muerte en la batalla final de la Guerra de las Rosas, el cuerpo de Ricardo III fue atado, colocado desnudo sobre el lomo de un caballo y llevado a Leicester para disfrute del público. El cuerpo fue enterrado sin ceremonia en Grey Friars Church en Leicester. La disposición de las manos del esqueleto sugiere que seguían atadas en su entierro.

“Lo último que los vencedores quería era darle una tumba agradable en la Abadía de Westminster y que la gente pusiera flores sobre ella”, dice Paul Cornell Hyams, especialista en conflictos y controversias de la Edad Media. La iglesia fue demolida en algún momento después de 1538 .En el siglo XVII, un alcalde de Leicester construyó una mansión en el lugar. En el siglo XIX, las excavaciones de una letrina de ladrillos parecen haber cortado los pies del resto del esqueleto y estuvieron cerca de destruir la tumba entera.

Si bien sólo daños menores después de ser enterrado 500 años atrás, el esqueleto está bien preservado, dijo Appleby. Esto demuestra que era un hombre delgado cuya columna vertebral estaba curvada como un signo de interrogación; características consistentes con los relatos históricos. Si bien no era el “sapo” que Shakespeare le hizo ser, el esqueleto Richard III indica que tenía escoliosis que se desarrolló poco después de los 10 años de edad. La condición habría reducido su altura, provocando un hombro más alto que el otro,algo que probablemente le causó dolor. Al contrario de otra descripción de Shakespeare, ninguno de los brazos de Richard tenía aplastado.

Existente retratos de Ricardo III que lo representan con una barbilla y nariz  prominente. Esas mismas características surgieron cuando los expertos en reconstrucción facial añadieron capas de músculo y piel para una exploración digital del cráneo, dice Caroline Wilkinson, de la Universidad de Dundee en Escocia, quien dirigió el equipo de reconstrucción.

Los análisis bioquímicos sugieren que comía mucha carne y mariscos, el tipo de dieta que pocas personas de la época podían permitirse.

Mientras que los huesos dicen mucho de la historia, los datos genéticos cimentan el hecho de que el esqueleto es el del rey Ricardo. Los investigadores examinaron el ADN de las mitocondrias, las fábricas celulares que contienen material genético, que se extrajo de los dientes del esqueleto y el fémur derecho. A diferencia del ADN nuclear, la mitad del cual proviene de cada padre, el ADN mitocondrial sólo pasa de la madre al niño. Investigaciones previas realizadas por el historiador John Ashdown-Hill habían trazado una línea totalmente femenina a través de 17 generaciones de Ana de York, hermana de Richard, a Michael Ibsen, un ebanista en Canadá que accedió a esta prueba de ADN. El trabajo genético también llevó a otra persona en la línea materna que quiso permanecer en el anonimato.

El ADN mitocondrial de Ibsen y el del donante anónimo correspondían al ADN extraído del esqueleto, dice Turi King, quien dirigió el estudio genético. A diferencia del ADN nuclear, el ADN mitocondrial no suele ser único para cada individuos, pero es mucho más frecuente en el cuerpo y hay más probabilidades de ser encontrado cuando los restos son muy antiguos, o no queda mucho, de ahí su frecuente uso en las investigaciones forenses. La firma de ADN compartido por el esqueleto, Ibsen y el tercer individuo, llamado J1c2c haplotipo, es bastante raro, dice King, por lo que es un argumento fuerte para relacionarlos. Sólo un pequeño porcentaje de los europeos lo tienen.

“Se ha construido un caso forense”, dice el antropólogo John Hawks, de la Universidad de Wisconsin-Madison. Los análisis de los restos aún no han aparecido en una revista revisada por pares, señala. Pero ninguna de las pruebas presentadas pone en tela de juicio la noción de que el esqueleto es de hecho el de Ricardo III.

Más definitivos serán los datos genéticos del cromosoma Y, que pasa de padres a hijos, que los investigadores están analizando ahora, dice King. Varios hombres de la línea familiar que trazan su linaje a Eduardo III, el tatara-tatara-abuelo de Ricardo III, han acordado compartir sus datos genéticos. (El propio Ricardo III tenía sólo un hijo legítimo, que murió cuando era niño en 1484 sin descendencia). El equipo va a comparar el ADN del esqueleto con los descendientes.

“Me muero de ganas de seguir adelante”, dice entusiasmado King.

La ciencia puede ser fuerte y poner en cuestión algunos detalles históricos de menor importancia, pero los expertos dudan de que los resultados vayan a cambiar las percepciones del lugar de Ricardo en la historia. El rey ha sido pintado como un hombre astuto, con pocos escrúpulos, responsable de la muerte de los “Príncipes de la Torre”, el rey Eduardo V de 12 años de edad y su hermano de 9 años, Ricardo de Shrewsbury, duque de York. Después de que Ricardo III subiera al trono, el rey anterior y su hermano vivían en la Torre de Londres y luego desaparecieron.

“Somos evaluados por nuestras acciones”, dice Lorena Attreed, experta en historia medieval en la Universidad de la Santa Cruz en Worcester, Mass. Pero la nueva evidencia pone de relieve en las culturas medievales el vínculo entre impedimentos físicos y el carácter. Shakespeare hizo hincapié -y resulta que, exagerado- en la desfiguración de Ricardo III.

“Se creía que el mal se reflejaba en el exterior físico”, dice. “Pero, no  fue, obviamente, un impedimento físico lo que le impidió ser un guerrero noble.”

Autor: Rachel Ehrenberg

Enlace original: A king’s final hours

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s