Los exocometas podrían ser tan comunes como los planetas


exocomets350

Los cometas que muestran sus colas tenues en el cielo nocturno son un hermoso subproducto de la formación de nuestro sistema solar, restos helados de 4.600 millones de años, cuando los planetas se crearon a partir de escombros rocosos.

El descubrimiento realizado por astrónomos de la Universidad de California, Berkeley, y la Universidad Clarion de Pennsylvania de seis cometas probablemente alrededor de estrellas distantes sugiere que los cometas externos -apodados “exocometas”- son tan comunes en otros sistemas estelares como los planetas.

Aunque se sabe que sólo una de cada 10 estrellas que albergan planetas que contienen cometas, el hecho de que todas estas estrellas tengan enormes discos circundantes de gas y polvo -una firma de los exoplanetas- hace que sea muy probable que todos lo posean, dijo Barry Welsh, astrónomo investigador de la Universidad de Berkeley en el Space Sciences Laboratory.

“Este es una especie de eslabón perdido en los actuales estudios de formación planetaria”, dijo Welsh. “Vemos que los discos de polvo -presumiblemente un materia primordial de formación planetaria- están en torno a un montón de estrellas y planetas, pero no vemos mucho de las cosas del medio: planetesimales similares a asteroides y cometas. Ahora, creo que hemos dado en el clavo. Estos exocometss son más comunes y más fáciles de detectar de lo que creíamos. “

Welsh presentará los hallazgos durante una reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Long Beach, California. Ya se informó de tres de los nuevos exocometas en octubre de 2012 en la revista Publications of the Astronomical Society of the Pacific, por Welsh y su colega Sharon L. Montgomery del Departamento de Física de la Universidad de Clarion.

Welsh resumió la actual teoría de la formación de planetas como “polvo interestelar bajo la influencia de la gravedad que se convierte en burbujas y las burbujas crecen en rocas, las rocas se funden y se convierten en cosas más grandes -planetesimales y cometas- y, finalmente, se obtiene planetas”.

Se sabe que muchas estrellas están rodeadas por discos de gas y polvo, y en uno de los más cercanos, beta Pictoris (β-Pic), ya se informó de la existencia de cometas en 1987. En 2009, los astrónomos descubrieron un planeta grande alrededor de β-Pic cerca de 10 veces más grande que Júpiter. Otras tres estrellas (descubiertas por Welsh en 1998) se presentaron posteriormente los cometas.

“Pero entonces, la gente perdió el interés. Decidieron que los exocometas eran un hecho, y todo el mundo se enganchó a algo más más emocionante: los exoplanetas “, dijo Welsh. “Pero el año pasado pensé: ‘Cuatro exocometas no son muchos en comparación con el par de miles de exoplanetas conocidos. Tal vez pueda mejorar eso'”

La detección de cometas puede sonar difícil -después de todo, estas típicas bolas de nieve tienen sólo 20.5 kilómetros de diámetro. Pero Welsh dijo una vez que los cometas son eliminados de sus órbitas en los confines de un sistema estelar y caen hacia la estrella, se calientan y se evaporan. La evaporación del cometa, que es lo que vemos en los cometas como el Halley y el muy esperado el próximo cometa ISON, crea una breve linea de absorción reveladora en el espectro de una estrella.

Los seis nuevos sistemas con exocometas fueron descubiertos durante tres cursos de observación de cinco noches entre mayo de 2010 y noviembre de 2012, usando el telescopio de 2,1 metros del Observatorio McDonald en Texas. El espectrógrafo de alta resolución reveló características de absorción débiles que variaban de noche a noche, un resultado que Welsh y Montgomery atribuyeron a grandes nubes de gas que emanaban de los núcleos de los cometas cuando se acercaban a sus estrellas centrales.

Todos los exocometas recién descubiertos -49 Ceti (HD 9672), 5 Vulpeculae (HD 182919), 2 Andromedae, HD 21620, HD 42111 y HD 110411- orbitan alrededor de estrellas jóvenes de  tipo A, que están a una distancia de cerca de 5 millones de años luz, porque la técnica de detección de Welsh funciona mejor con este tipo. Con un espectrógrafo de alta resolución, podría ser capaz de detectar cometas alrededor de las mayores y amarillas estrellas de tipo G y F, en torno a que la mayoría de los exoplanetas han sido encontrados.

Sin embargo, todas la evidencias sugieren que estas polvorientos estrellas de tipo A deben tener planetas y los planetas son la única cosa que podría golpear un cometa hasta sacarlo fuera de su órbita y hacerlo caer hacia su estrella.

 “Si hace cuac, anda a dos patas y tiene plumas, entonces es probable que sea un pato”, bromea Welsh.

El trabajo fue apoyado por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio.

Autor: Robert Sanders

Enlace original: Exocomets may be as common as exoplanets

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s