La óptica cuántica premiada con el Nobel de física 2012


Serge Haroche y David J. Wineland han inventado y desarrollado de forma independiente los métodos para medir y manipular partículas individuales, preservando su naturaleza de mecánica cuántica, en formas que antes se consideraban inalcanzables.

Los premios Nobel han abierto las puertas a una nueva era de la experimentación en física cuántica, demostrando la observación directa de las distintas partículas cuánticas sin destruirlas. Para  partículas individuales de luz o donde las leyes de la física clásica no puede aplicarse y la física cuántica se hace cargo. Pero las partículas individuales no son fácilmente aisladas de su entorno y pierden sus propiedades cuánticas misteriosas en cuanto se relacionan con el mundo exterior. Así, muchos fenómenos aparentemente extraños predichos por la física cuántica no pueden ser observados directamente, y los investigadores sólo podían llevar a cabo experimentos mentales que podrían manifestar en principio estos fenómenos extraños.

A través de sus ingeniosos métodos de laboratorio, Haroche y Wineland junto con sus grupos de investigación han logrado medir y controlar los estados cuánticos muy frágiles, algo que se pensaba previamente inaccesible a la observación directa. Los nuevos métodos puedan examinar, controlar y contar las partículas.

Sus métodos tienen muchas cosas en común. David Wineland atrapa átomos cargados eléctricamente, o iones, controlando y midiendolos con luz o fotones.

Serge Haroche toma el enfoque opuesto: controla y mide fotones atrapados, o partículas de luz, mediante el envío de átomos a través de una trampa.

Ambos laureados trabajan en el campo de la óptica cuántica que estudia la interacción fundamental entre la luz y la materia, un ámbito que ha experimentado un progreso considerable desde mediados de la década de 1980. Sus innovadores métodos han permitido a este campo de  investigación dar los primeros pasos hacia la construcción de un nuevo tipo de computadora súper rápida basada en la física cuántica. Tal vez la computadora cuántica cambiará nuestra vida cotidiana en este siglo del mismo modo radical que la informática clásica hizo en el siglo pasado. La investigación también ha conducido a la construcción de relojes muy precisos que podrían convertirse en la base futura para un nuevo estándar de tiempo, cien veces más precisos que los relojes de cesio actuales.

Enlace original: The 2012 Nobel Prize in physics

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s