El Curiosity descubre restos de una antigua corriente fluvial en Marte


La misión Curiosity de la NASA ha encontrado pruebas de una corriente una vez que discurrió con fuerza en la zona de Marte dónde se haya el rover. Aunque hay anteriores evidencias de la presencia de agua en Marte, esta evidencia (imágenes de rocas que contienen gravas antiguas de arroyos) es la primera de su tipo.

Los científicos están estudiando las imágenes de piedras cimentadas en una capa de roca conglomerada. Los tamaños y formas de las piedras ofrecen pistas sobre la velocidad y la distancia de flujo de la antigua corriente.

Por el tamaño de la grava que arrastraba, podemos interpretar que el agua se movía alrededor de a 3 pies por segundo, con una profundidad a medio camino entre el tobillo y la cadera”, dijo el co-investigador de la misión William Dietrich, de la Universidad de California, Berkeley. “Se han escrito un montón de artículos sobre los canales de Marte con muchas hipótesis diferentes sobre los flujos en ellos. Ésta es la primera vez que vemos en realidad grava transportada por agua en Marte. Este es un paso que va de las especulaciones sobre el tamaño del material de lecho a una observación directa del mismo. “

El sitio de búsqueda se encuentra entre el borde norte del cráter Gale y la base del Mount Sharp, una montaña en el interior del cráter. Antiguas imágenes de la región desde la órbita de Marte permiten una interpretación adicional del conglomerado de grava. La imagen muestra un abanico aluvial de materiales arrastrados desde el borde, surcado por numerosos canales aparentes, encima de los nuevos hallazgos.

La forma redondeada de algunas piedras en el conglomerado indica que fueron arrastrados por encima del borde, donde un canal denominado Paz Vallis alimenta el abanico aluvial. La abundancia de canales  entre la superficie y el conglomerado sugiere flujos continuos y repetidos durante un largo tiempo, no sólo una vez o  unos pocos años.

El descubrimiento viene tras examinar dos afloramientos, denominados “Hottah” y “Link”, gracias a la capacidad del teleobjetivo de la cámara mástil del Curiosity durante los primeros 40 días tras del aterrizaje. Observaciones de seguimiento en anteriores tomas de otro afloramiento fueron expuestas cuando el motor del rover las arrastó al tomar tierra.

“Hottah recuerda a un pedazo de acera levantado por un martillo neumático, pero en realidad es un bloque inclinado de un cauce antiguo”, dijo el cientifico del Mars Science Laboratory John Grotzinger, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

Las gravas en conglomerados en afloramientos poseen rangos de tamaño desde un grano de arena hasta una pelota de golf. Algunos son angulosos,  pero muchos son redondeados.

“Las formas nos dicen que fueron transportados y los tamaños que  no pudo ser obra del viento. Fueron transportados por un flujo de agua”, dijo la co-investigadora de la misión Rebecca Williams del Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson, Arizona

El equipo  puede usar el Curiosity para conocer la composición elemental del material, que tiene el conglomerado, revelando más características del medio ambiente húmedo que formaban estos depósitos. Las piedras en el conglomerado proporcionan una muestra de lo alto del borde del cráter, así que el equipo también puede examinar varios de ellos para aprender sobre geología regional.

La pendiente del Mounth Sharp en el cráter Gale sigue siendo el destino principal del rover. Minerales de la arcilla y sulfato detectados allí desde la órbita pueden ser buenos conservadores de químicos orgánicos basados en el carbono que son ingredientes potenciales para la vida.

“Un gran chorro fluyendo puede ser un entorno habitable “, dijo Grotzinger. “No es nuestra primera opción de un entorno para la preservación de materia orgánica, sin embargo. Todavía tenemos que ir al Mounth Sharp, pero es un seguro que ya hemos encontrado nuestro primer entorno potencialmente habitable”.

Durante la primera misión de dos años del Laboratorio de Ciencia de Marte, los investigadores utilizarán los instrumentos del Curiosity para investigar si las áreas en el cráter Gale han ofrecido condiciones ambientales favorables para la vida microbiana.

El Jet Propulsion Laboratory, una división de Caltech, construyó el Curiosity  y gestiona el Mars Science Proyect para el Laboratorio de Ciencia Espacial de la NASA, Washington.

Para más información visite el site de la NASA y la página de la misión

Puede seguir la misión en Facebook y Twitter

Autor: Guy Webster y Dwayne Brown

Enlace original: NASA Rover Finds Old Streambed on Martian Surface

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s