Un estudio demuestra que las actitudes homófobas esconden una tendencia sexual gay


La homofobia es más pronunciado en las personas con una atracción no reconocida por el mismo sexo y que crecieron con padres autoritarios que prohibían tales deseos, demuestra una serie de estudios de psicología.

El estudio es el primero en documentar el papel que tanto la crianza de los hijos como la orientación sexual juegan en la formación de un miedo intenso y visceral a los homosexuales, incluyendo el autocontrol de actitudes homofóbicas, sesgo discriminatorio,  hostilidad implícita contra los homosexuales, y la aprobación de políticas anti-gay. Llevada a cabo por un equipo de la Universidad de Rochester, la Universidad de Essex, Inglaterra, y la Universidad de California en Santa Bárbara, la investigación se publica en la edición de abril de Journal of Personality and Social Psychology.

“Los individuos que se identifican como correctos, pero en los tests psicológicos muestran una fuerte atracción hacia el mismo sexo pueden verse amenazados por  gays y las lesbianas ya que les recuerdan tendencias similares dentro de sí mismos”, explica Netta Weinstein, profesor de la Universidad de Essex y autor principal del estudio.

“En muchos casos se trata de personas que están en guerra con ellos mismos y que están convirtiendo este conflicto en algo externo”, agrega Richard Ryan, co-autor y profesor de psicología en la Universidad de Rochester, quien ayudó a dirigir la investigación.

El documento incluye cuatro experimentos, llevados a cabo en Estados Unidos y Alemania; con una participación media en cada uno de ellos de 160 estudiantes universitarios. Los resultados proporcionan nuevas evidencias empíricas para apoyar la teoría psicoanalítica de que el miedo, la ansiedad, y la aversión que algunas personas aparentemente heterosexuales tienen hacia gays y lesbianas pueden crecer a partir de sus propios deseos reprimidos hacia el mismo sexo, dice Ryan. Los resultados también apoyan la más moderna teoría de autodeterminación, desarrollado por Ryan y Deci Edward en la Universidad de Rochester, que vincula a los padres como controladores de una baja auto-aceptación y la dificultad de la valoración de uno mismo incondicionalmente.

Los hallazgos podrían ayudar a explicar las dinámicas personales detrás de algunos actos criminales o intimidantes dirigidos a gays y lesbianas, argumentan los autores. La cobertura mediática de los crímenes de odio relacionados con tendencias sexuales gays sugieren que los atacantes suelen percibir un cierto nivel de amenaza de los homosexuales. La gente que niega su propia orientación sexual puede arremeter contra  homosexuales, porque los objetivos son amenazar y llevar este conflicto interno al exterior, escriben los autores.

La investigación también arroja luz sobre los casos en que figuras públicas que se denominan anti-gay son sorprendidos en actos que ellos mismos censuran. Los autores escriben que esta dinámica de conflicto interno puede reflejarse en ejemplos tales como Ted Haggard, el predicador evangélico que se oponía al matrimonio gay, pero fue protagonista de un escándalo sexual con miembros de su mismo género, en 2006, y Glenn Murphy, Jr., ex presidente de la Federación Nacional de Jóvenes Republicanos y opuesto al matrimonio gay, que fue acusado de agredir sexualmente a una joven de 22 años de edad, en 2007.

“Nos reímos o nos burlamos de una hipocresía tan evidente, pero de una manera real, estas personas a menudo pueden ser ellas mismas víctimas de la represión y haber sufrido la experiencia de amenazas ante sus sentimientos”, dice Ryan. “La homofobia no es un asunto de risa. A veces puede tener consecuencias trágicas”, dice Ryan, que apunta a casos como el asesinato en 1998 de Matthew Shepard, o los disparos de 2011 deLarry King “.

Para explorar la atracción sexual de los participantes explícitos e implícitos, los investigadores midieron las diferencias entre lo que decían los sujetos acerca de su orientación sexual y cómo reaccionaban durante una prueba cronometrada de una fracción de segundo. A los estudiantes se le pedçían palabras e imágenes en una pantalla de ordenador y seles pedía que adjetivaran en dos categorías; “gay” o “hetero”. Antes de cada uno de los 50 ensayos, los participantes estaban preparados subliminalmente con la palabra “yo” o “los demás”, apareciendo en la pantalla durante 35 milisegundos. Se les mostró entonces las palabras “gay”, “correcto”, “homosexual” y “heterosexual”, así como imágenes de parejas heterosexuales y homosexuales, y el equipo de seguía sus tiempos de respuesta. Una asociación más rápida del “yo” con “gay” y una asociación más lenta de “yo” con “correcto”, indica una orientación homosexual implícita.

En un segundo experimento, en el que los sujetos eran libres de navegar entre fotos de sujetos del mismo sexo o de sexos opuestos, era una medida adicional de la atracción sexual implícita.

A través de una serie de cuestionarios, los participantes también informaban sobre el tipo de crianza que tuvieron; autoritario a democrático. A los estudiantes se les pidió posicionarse ante afirmaciones como: “Me sentí presionado y controlado de cierta manera”, o “Me sentí libre de ser quien soy.” Para medir el nivel de homofobia en el hogar, los sujetos respondieron a temas como: “Sería triste para mi madre saber que su hija era lesbiana” o “Mi padre evita a homosexuales siempre que sea posible.”

Por último, los investigadores midieron el nivel de homofobía delos participantes – tanto abierta, como se expresaba en los cuestionarios sobre la política social y creencias, o implícita, como se revelaba en pruebas de completar palabras. En este último caso, los estudiantes escribieron las primeras tres palabras que vienen a la mente, por ejemplo, para el mensaje “__ ki“. El estudio evaluó el incremento en la cantidad de palabras agresivas que se producía tras haber bombardeado a los sujetos subliminalmente con la palabra “gay” durante 35 milisegundos.

En todos los estudios, los participantes con padres que apoyaban y aceptaban lo qué eran estaban más en contacto con su orientación sexual implícita, mientras que los participantes que habían crecido en ambientes autoritarios pusieron de manifiesto una mayor discrepancia entre la atracción explícita e implícita.

“En una sociedad predominantemente heterosexual, ser tú mismo, puede ser un desafío para muchas personas homosexuales. Sin embargo, en hogares controladores y homofóbicos, que abarcaban una orientación sexual minoritaria, puede ser aterradora”, explica Weinstein. “Estos individuos temían perder el amor y aprobación de sus padres si admiten sentirse atraidos por personas del mismo sexo, por lo que muchas personas niegan o reprimen esa parte de sí mismos.”

Además, los participantes que  se denominaban heterosexuales pero que sus repuestas en las pruebas indicaban un tiempo de reacción diferente, eran más propensos a reaccionar con hostilidad ante otros homosexuales, demostraron los estudios. Esa incongruencia entre las medidas implícitas y explícitas de la orientación sexual predice una variedad de comportamientos homófobos, incluyendo actitudes anti-gay, hostilidad implícita hacia los homosexuales, apoyo de políticas anti-gay, y prejuicios discriminatorios como la creación de penas más severas para los homosexuales , concluyen los autores.

“Este estudio muestra que si usted siente ese tipo de reacción visceral a un grupo ajeno, pregúntese: ¿Por qué? ‘”, Dice Ryan. “Las emociones intensas deben servir como una llamada a la auto-reflexión”.

El estudio tiene varias limitaciones, escriben los autores. Todos los participantes eran estudiantes universitarios, por lo que puede ser útil en futuras investigaciones  probar estos efectos en adolescentes más jóvenes que aún viven en el hogar y en adultos mayores que han tenido más tiempo para establecer una vida independiente de sus padres y de ver cómo cambian las actitudes a lo largo tiempo.

Otros contribuyentes al artículo incluyen a Cody DeHaan y Nicole  Legate, de la Universidad de Rochester, Andrew Przybylski de la Universidad de Essex, y William Ryan, de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Autor: Susan Hagen

Enlace original: Is some homophobia self-phobia?

Anuncios

Un pensamiento en “Un estudio demuestra que las actitudes homófobas esconden una tendencia sexual gay

  1. Pingback: Lo más leído en 2012 « Universo Doppler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s