Los cerebros de neardentales y humanos tomaron caminos evolutivos divergentes


El tamaño de cerebros de  bebés recién nacidos humanos y neandertales, que se extinguieron hace unos 28.000 años, eran casi el mismo y parecerían casi idénticos a primera vista. Pero después de su nacimiento y, en particular durante el primer año de vida las diferencias de desarrollo eran importantes, de acuerdo con Phillipp Gunz, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Alemania.

“Hubo una gran diferencia en la forma en que creció su cerebro en comparación con los humanos modernos entre el primer año y medio y el segundo”, dijo Gunz. Los nuevos descubrimientos, del año 2011, arrojan luz sobre cómo nuestros más cercanos parientes extintos podrían haber pensado de manera diferente que nosotros, y revelan detalles sobre la evolución de nuestro cerebro.

Para comparar los dos cerebros, los científicos crearon un cerebro virtual de neandertal mediante el escaneo de fragmentos de cráneo y la comparación de modelos informáticos en las diferentes etapas de crecimiento del cerebro del bebé humano. El cerebro humano comenzó su actividad en los circuitos neuronales en el primer año de vida mucho antes, lo que podría haber ayudado a los primeros homo sapiens a sobrevivir en el proceso de selección natural, según el estudio.

Los cerebros de los neandertales eran adultos de una forma diferente a la nuestra; eran menos globulares y más enlogados, lo que fue la norma durante más de 2 millones de años de evolución humana, y puede verse en chimpancés también.

“Lo interesante es que dentro de los humanos modernos, el tamaño del cerebro se correlaciona sólo muy débilmente con cualquier medida de inteligencia”, dijo. “Es más importante la estructura interna del cerebro. Y el hombre de Neandertal, era inteligente, ya que tenía un cerebro grande, pero creemos que sus estructuras internas deben haber sido diferentes, ya que creció de manera diferente, así que no creo que los Neandertales vieran el mundo como lo hacemos nosotros.”

Se cree que los neandertales eran tenidos por los antepasados de los humanos modernos más cercanos, y algunos científicos los veían casi como la misma especie. Un análisis histórico del genoma reciente determinó que lo más probable es que los seres humanos se cruzaran con los neandertales, y que hasta el 4% del genoma humano moderno parece venir de ello.
Un equipo de la Universidad de Chicago informó que al menos un gen, llamado microcefalina, involucrado en la regulación del crecimiento del cerebro (aunque la función precisa del gen no se conoce), puede haber pasado del hombre de Neandertal a nosotros.

Tras el análisis de los genes de 89 personas de todo el mundo, los científicos descubrieron que una variante particular del gen, llamado haplogrupo D, presente en el 70% de la población mundial, apareció en los humanos modernos alrededor de 37.000 años atrás, y parecía haber sido favorecida por la selección natural, extendiéndose rápidamente dentro de las poblaciones humanas.

El Haplogrupo D fue diferente en las bases de lo que muchas otras variantes de microcefalina que los genetistas estimaron mediante tests estadísticos, con una edad de poco más de 1 millón de años, mucho antes de que el Homo Sapiens apareciera. El equipo supuso que, muy probablemente, los seres humanos modernos se cruzaron con un homínido extinto que llevaba el haplogrupo D, siendo los Neandertales los candidatos más probables. “El haplogrupo fue probablemente beneficioso, lo bastante como para propagarse rápidamente en poblaciones humanas modernas”, dijo Bruce Lahn, un miembro del equipo de investigación.

Los neandertales no habrían sido cognitivamente tan avanzados como los humanos modernos, y los investigadores suponen que esta variante genética podría haber conferido a los humanos modernos una mejor adaptación a los ambientes de Eurasia que los neandertales habían ocupado mucho antes de la llegada del Homo sapiens.
Esta es “la mayor prueba convincente hasta la fecha de una contribución genética de los neandertales a los humanos modernos.” , dijo el investigador del ADN antiguo, Svante Pääbo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

Enlace original: Nearderthal and humans brain development created a divergent evolutinary path

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s