Un satélite de la NASA mide átomos diferentes a los habituales en el Sistema Solar


El Interstellar Boundary Explorerde la NASA, la pieza central de una misión de 169 millones dólares para cartografiar  la frontera de influencia del Sol, ha detectado átomos del espacio interestelar, que son diferentes de la composición química del sistema solar, anunció el martes un grupo de científicos.

El satélite IBEX observó átomos de hidrógeno, oxígeno, neón y helio que se originaron en el espacio interestelar, el medio vacío entre estrellas en la Vía Láctea

“Hemos medido directamente cuatro tipos diferentes de átomos del espacio interestelar y la composición  no se corresponde con lo que vemos en el sistema solar”, dijo Eric Christian, científico de la misión IBEX de la NASA en el Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Md.  Las observaciones de IBEX arrojan  nueva luz sobre la misteriosa zona donde termina el sistema solar y comienza el espacio interestelar.

Los datos sugieren que la región del espacio interestelar en las afueras del sistema solar puede ser deficiente en oxígeno en comparación con la abundancia dentro de la heliosfera, una burbuja con forma de lágrima achatada por la fuerza del viento solar. La burbuja de la heliosfera es comprimida en su parte posterior por el movimiento del sol, como la proa de un barco que corta las aguas, mientras que se extiende detrás del sistema solar como la popa.

La heliosfera bloquea la radiación cósmica más peligroso antes de llegar a la Tierra.

Los investigadores publicaron sus resultados en Astrophysics Journal el martes 31 de enero. IBEX ha encontrado 74 átomos de oxígeno por cada 20 átomos de neón en el material interestelar, en comparación con los 111 átomos por cada 20 átomos de neón habituales en el interior del sistema solar.

Nuestro sistema solar es diferente del espacio exterior, lo que sugiere dos posibilidades”, dijo David McComas, investigador principal de IBEX, en el Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio. “O bien el sistema solar se desarrolló en una parte más rica en oxígeno de la galaxia de donde reside actualmente, o una gran cantidad de partículas que hace aumentar el nivel de oxígeno se encuentran atrapadas en granos de polvo interestelar o helados, incapaces de moverse libremente por el espacio . “

El Sol y los planetas se están acelerando a través de la galaxia a más de 840.000 kilómetros por hora. El sistema solar está ahora viajando a través de una región conocida como la Nube Interestelar Local, y se espera que surjan desde el ámbito local para entrar en una nueva región del espacio interestelar en unos pocos cientos o miles de años, de acuerdo con McComas.

Los científicos dicen que la nube local es particularmente débil. Menos densa que la que rodea las nubes interestelares, tan delgada que los átomos de un puñado de aire podría extenderse en una columna de cientos de años luz de largo.

Mediciones anteriores de átomos interestelares de helio en la sonda espacial Ulysses indicaron que el Sistema Solar podría estar saliendo de la Nube Local. Sin embargo, los últimos datos del IBEX, que detectó los átomos de entrada, señalan que se mueve a una velocidad más lenta, mostrando la heliosfera  todavía incrustada dentro de la Nube Local.

“La medición de la presión sobre nuestra heliosfera del material de la galaxia y de los campos magnéticos,  ayuda a determinar el tamaño y la forma de nuestro sistema solar, ya que viaja a través de la galaxia”, dijo Christian.

Sólo los átomos interestelares neutros pueden entrar en la heliosfera, perforando los más lejanos confines del sistema solar en una carrera hacia el sol de 30 años hasta llegar a las proximidades de la Tierra, donde son detectados por IBEX. Los átomos cargados son desviados por el campo magnético del sol y no llegan al sistema solar interior.

La mayor parte del medio interestelar está compuesto de hidrógeno y helio. Los elementos más pesados, como el oxígeno y neón, se propagan por la explosión de supernovas al final del ciclo de vida de una estrella.

El IBEX, lanzado en octubre de 2008, utiliza dos instrumentos para detectar átomos energéticos neutrales, al golpear la sonda.Si las cámaras se encuentran en la dirección correcta cuando la partícula se encuentra con el satélite, se puede discernir la composición elemental de los átomos.

Los instrumentos del pequeño satélite recuentan e identifican los átomos y sus elementos, mientras  giran lentamente, escaneando el cielo remotamente e identificando la frontera entre el Sistema Solar y el espacio interestelar. Las sondas Voyager de la NASA debería entrar en el espacio interestelar en los próximos años, dando a los científicos mediciones in situ de la nube local.

El satélite IBEX se encuentra en una órbita a casi 382.000 kilómetros de la Tierra,  fuera del campo magnético del planeta, un requisito necesario para detectar partículas de alta energía entre  la heliosfera exterior y el espacio interestelar.

Enlace original: NASA’s satellite tastes atoms from beyond the solar system

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s