Retomado el contacto con la misión a Marte rusa perdida


El pasado martes 22 de noviembre a las 20:25 GMT, la estación de seguimiento de la ESA en Perth, Australia, se puso en contacto con la sonda espacial rusa  Phobos-Grunt. El contacto con la misión a Marte se perdió poco después de que la separación del vehículo de lanzamiento fuese confirmada el 8 de noviembre. Después del despegue, la nave fue inyectado en una órbita terrestre baja en preparación para su partida a Marte. Inmediatamente después de la separación de la nave y su etapa de modificación del lanzador Fregat, los controladores recibieron señales de la confirmación del despliegue de los paneles solares. 
 

Dos quemadores automatizados del motor Fregat se quedaron fuera de la cobertura de las estaciones terrestres rusas, haciendo imposible impulsar la sonda en una trayectoria interplanetaria hacia el Planeta Rojo. Esto hizo que se perdiera el contacto desde ese momento. Sin embargo, las observaciones muestran que la nave estaba orbitando la Tierra en una actitud que permitía el control de la sonda, entre unos 200  y 340 kilómetros de altitud.  

A petición de la NPO Lavochkin, operadora de la misión en nombre de la agencia espacial rusa, Roscosmos, la ESA acordó hacer todo lo posible para intentar ponerse en contacto con la sonda, usando la red que la Agencia Europea dispone de estaciones en tierra.
 

A partir del 9 de noviembre, y en estrecha coordinación con ingenieros rusos, la ESA hizo intentos casi a diario de ponerse en contacto con la Phobos-Grunt con numerosas configuraciones y modos de enlace de radio, pero todo  fue en vano.

Un problema importante es que la órbita de la nave no se sabía con exactitud, y, precisamente, las estaciones de tierra requieren información sobre la posición muy precisa debido al tamaño de la antena.

En los últimos días, la antena de 15 metros de diámetro que la agencia posee en Perth fue modificada, agregándole una antena  ‘feedhorn”, así como preparándola para transmitir señales de muy baja potencia en un gran angular con la esperanza de provocar un respuesta desde el satélite.

La potencia de transmisión se redujo, en parte, porque el receptor de la Phobos-Grunt está optimizado para recibir únicamente señales muy débiles en  espacio profundo. 

El martes, la antena de la estación de Perth se orientó hacia la posición orbital esperado señales de la nave, durante 7 minutos, transmitiendo telecomandos proporcionados por la NPO Lavochkin.

“Debido a su muy baja altura, se esperaba que nuestra estación sólo podría tener a la vista a Phobos-Grunt de seis a diez minutos durante cada órbita, y cada sobrevuelo introduce grandes variaciones en la frecuencia de la señal”, señala Wolfgang Hell, encargado de servicios de la misión Phobos-Grunt en el ESOC

A pesar de estas dificultades, el intento fue un éxito: se envió una señal de reactivación a la sonda, que fue enviada de vuelta a la 15 antena de 15 metros de la estación.

Los datos recibidos de Phobos-Grunt fueron transmitidos desde Perth a los controladores de la misión rusa a través del Centro de Operaciones Espaciales de la ESA en Darmstadt, Alemania, para su análisis.

Enlace original: ESA tracking station establishes contact with Russia’s Mars mission

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s