Una isla canadiense tiene pruebas de que la evolución sigue activa en los humanos


Pruebas poco comunes de la antigua creencia de que los seres humanos están todavía en evolución han sido descubiertas en los registros parroquiales de una pequeña isla franco-canadiense.

Ile aux Coudres se encuentra a 80 kilómetros al noreste de la ciudad de Quebec. Entre 1720 y 1773, 30 familias se establecieron allí y la población llegó a 1.585 personas en la década de 1950.

Estudiando detenidamente los registros de la iglesia,  que contiene datos detallados de las fechas de nacimientos, matrimonios y defunciones, los investigadores han encontrado que la edad de las mujeres cuando tuvieron su primer hijo se redujo de los 26 a los 22 años en más de 140 años a partir de 1799 hasta poco antes de 1940. La selección natural puede favorecer estos cambios, ya que se cree que la reproducción temprana aumenta el tamaño de la familia y mejorara la condición física.

“Con frecuencia se afirma que los humanos modernos han dejado de evolucionar, porque los avances culturales y tecnológicos han aniquilado la selección natural”, dijo el autor principal del estudio, Emmanuel Milot de la Universidad de Quebec en Montreal. “Nuestro estudio apoya la idea de que los seres humanos siguen evolucionando. También demuestra que la micro-evolución es detectable en unas pocas generaciones en seres humanos.”

Después de descontar los factores ambientales y sociales, los investigadores, que publican sus conclusiones en un artículo en The Proceedings of the National Academy of Sciences , llegaron a la conclusión de que la modificación sustancial de una generación a otra de las edades de madres primerizas es “en gran parte producto en un nivel genético”, y lo califican como un rasgo “altamente heredable”.

Los investigadores señalaron también que los informes de otras sociedades pre-industriales insulares muestran que la selección natural favoreció una edad más temprana a las que las mujeres tenían su primer hijo, lo que permitía grandes familias y a menudo una mejora en la salud.

La población de Ile aux Coudres es muy homogénea, especialmente en rasgos conocidos que se correlacionan con el tiempo de reproducción, tales como la clase social, la educación y la religión. Esto hizo que fuera un lugar ideal para el análisis estadístico.

El estudio señala que los cambios observados en la reproducción podrían ser las respuestas a  mejoras en la nutrición, observadas en los siglos 19 y 20 en las sociedades occidentales. “Las mujeres mejor alimentadas crecen más rápido, maduran antes y están en mejor estado fisiológico, y son más fecundas”.

Pero el estudio también señala que eso debería haber dado lugar a un aumento en la mortalidad infantil y en las tasas de supervivencia juvenil, pero durante los más de 140 años se mantuvieron estables, según el estudio.

Los investigadores también descartaron la posibilidad de que la tendencia fuera resultado de la deriva genética -el muestreo al azar de genes entre generaciones- ya que era demasiado fuerte para ser solo atribuible al azar.

Autor: Michael Compte

Enlace original: Island colony proves humans still evolving

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s