El Nobel de química para el descubridor de los “cuasi-cristales”


La Real Academia Sueca de Ciencias ha decidido otorgar el Premio Nobel de Química en 2011 a Dan Shechtman del Technion – Israel Institute of Technology, de Haifa, Israel “Por el descubrimiento de los cuasicristales”

En los cuasicristales, nos encontramos con los mosaicos más fascinantes del mundo árabe que se reproducen en el nivel de los átomos: patrones regulares que nunca se repiten. Sin embargo, la configuración que se encuentra en los cuasicristales se consideraba imposible, y Dan Shechtman ha tenido que librar una dura batalla contra la ciencia establecida. El Premio Nobel de Química 2011 ha alterado fundamentalmente la forma de concebir para los químicos la materia sólida.

En la mañana del 8 de abril de 1982, una imagen en contra de las leyes de la naturaleza apareció en el microscopio electrónico de Dan Shechtman. En toda la materia sólida, se creía que, los átomos   eran envasados ​​dentro de  cristales en patrones simétricos que se repiten periódicamente, una y otra vez. Para los científicos, esta repetición se requería invariablemente para obtener un cristal.

La imagen de Shechtman, sin embargo, mostró que los átomos en su cristal se llenaban de un patrón que no se podía repetir. Este patrón se consideraba tan imposible como la creación de una pelota de fútbol con polígonos de seis puntas, cuando una esfera necesita para serlo polígonos de cinco y seis esquinas. Su descubrimiento fue muy controvertido. En el curso de la defensa de sus hallazgos, se le pidió que dejara su grupo de investigación. Sin embargo, su batalla forzó a los científicos a reconsiderar su concepción de la naturaleza misma de la materia.

Mosaicos aperiódicos, como los que se encuentran en los mosaicos medievales islámicos del palacio de la Alhambra en España y en el Darb-i Imam, un Santuario en Irán, han ayudado a los científicos a comprender lo que los cuasicristales parecen a nivel atómico. En los mosaicos, como en los cuasicristales, los patrones son regulares -siguen reglas matemáticas- pero nunca se repiten.

Cuando los científicos describen los cuasicristales de Shechtman, utilizan un concepto que proviene de las matemáticas y el arte: la proporción áurea. Este número había alcanzado ya el interés de los matemáticos de la Grecia antigua, ya que a menudo aparecía en geometría. En los cuasicristales, por ejemplo, la proporción de diferentes distancias entre los átomos tiene que ver con el medio de oro.

Tras el descubrimiento de Shechtman, los científicos han producido otros tipos de cuasicristales en laboratorio y descubrieron que ocurren naturalmente en muestras de minerales de un río ruso. Una empresa sueca ha encontrado cuasicristales en una cierta forma de acero, donde los cristales refuerzan el material como una armadura. Actualmente los científicos están experimentando con el uso de cuasicristales en diferentes productos, que van desde las artenes a los motores diesel.

Dan Shechtman , ciudadano israelí. Nacido en 1941 en Tel Aviv, Israel. Ph.D. 1972 en el Technion – Israel Institute of Technology, de Haifa, Israel. Distinguido Profesor de la Cátedra Philip Tobias, Technion – Israel Institute of Technology, de Haifa.

Enlace original: The Nobel Prize in Chemistry 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s