Tiranosaurius Rex: más similar a una hiena que a un león


El feroz Tyrannosaurus rex ha sido representado como el mayor depredador del Cretácico. Una criatura sin piedad, acechando manadas de dinosaurios pico de pato y reclamando el papel de super-depredador, de modo similar a como el león reina en la meseta africana.

Sin embargo, un nuevo censo de todos los esqueletos de dinosaurios descubiertos en una amplia zona del este de Montana, muestra que el Tiranosaurio era demasiado numeroso para haber subsistido únicamente gracias a las presa que capturaba con sus dientes en forma de hoz.

En su lugar, argumentan los paleontólogos John “Jack” Horner, del Museo de las Rocosas y Mark B. Goodwin de la Universidad de California, Berkeley, el T. rex era probablemente un depredador oportunista, como la hiena actualmente, subsistiendo tanto de carroña como de presas que él mismo había cazado; lo que incluiría a una gran variedad de animales, no sólo herbívoros de gran tamaño.

“En nuestro censo, el T. Rex resultó ser muy numeroso, equivalente en cantidad al Edmontosaurus , que mucha gente pensaba era su principal presa “, dijo Horner, cuidador del Museo de los Rocosas en Bozeman, Montana, y profesor de la Universidad Estatal de Montana. “Esto nos dice que el T. Rex no era un guepardo, ni un león. Sino que era más bien como una hiena. “

“Este depredador es tan abundante en las capas superiores de la Formación de Hell Creek como los herbívoros, su principal fuente de alimento”, agregó Goodwin, conservador del Museo de Paleontología de la Universidad de California y director adjunto del museo. “Y es aún más abundante en otras dos terceras partes de la formación. Esto apoya la opinión de que el T. rex se beneficiaba de una amplia variedad de fuentes de alimentos que iba más alla de presas vivas. “

El censo de dinosaurios en la Formación Hell Creek de Montana, que data de entre 65 y 95 millones de años, se inició en 1999 por Horner y Goodwin con el ocasional apoyo sobre el terreno y financiero de Nathan Myhrvold, ex jefe de tecnología de Microsoft Corp. y fundador de Intellectual Ventures de Bellevue, Washington Los resultados, publicados por Horner, Goodwin y Myhrvold el 9 de febrero, se publicaron en la revista de acceso abiertoPLoS ONE .

Normalmente, dijo Goodwin, los principales depredadores representan un tercio o un cuarto de la cantidad de sus presas, debido a las necesidades de energía más grande de los carnívoros. Los cazadores oportunistas como la hiena, sin embargo, puede ser dos veces más abundantes que los principales depredadores.

“Si se cuentan los leones, leopardos y guepardos del Serengeti, el número todavía no iguala al número de hienas, porque tienen fuentes de alimento mucho más amplias”, dijo Horner. “Los guepardos, por ejemplo, sólo cazan presas que sean realmente rápidas. Ellos no comerían nunca tortugas. Sin embargo, una hiena haría esto, o cualquier otra cosa con tal de alimentarse. “

Del mismo modo, el T. rex comía todo lo que podía. “No hay evidencia de que el T. rex pudiera correr muy rápido, así que no era un guepardo. Si pudiera conseguir un animal enfermo, lo haría. “

Horner sugiere que tantos los ejemplares más jóvenes como los pre-adultos pudieron haber sido sobre todo y exclusivamente comedores de carne, mientras que en los adultos mayores, que se desarrollaban proporcionalmente más grandes, sus dientes envejecían rapidamente, lo que les llevaría también a consumir los huesos y la médula de sus presas.

Horner y Goodwin, juntos y por separado, han estado cavando en busca de dinosaurios en el este de Montana durante décadas. Los fósiles datan de una época en que la zona estaba rodeada de un mar interior, que periódicamente avanzaba  y se retiraba de las llanuras costeras, los depósitos de sedimentos que se exponen más adelante en el tiempo están muy erosionados. Cuando Horner comenzó su censo de dinosaurios en la Formación Hell Creek cerca de Fort Peck Lake en 1999, se unió a Goodwin para volver a examinar algunos de los dinosaurios descubiertos en la zona.

Desde entonces, a través de análisis de laboratorio y una excavación anual en verano, han demostrado que una especie de nombre, Torosaurus , era una especie enorme, mezcla entre un Triceratops ,  Dracorex yStygimoloch , y se limita a los miembros más jóvenes del género Pachycephalosaurus , y el llamado Nanotyrannus era sólo un joven T. rex .

Una vez que estos fósiles habían sido debidamente identificados, Homer y Goodwin fueron capaces de catalogar las especies y edades relativas de los dinosaurios conocidos en la formación; que tiene unos 100 metros de espesor y cuya área abarca unos 1.000 kilómetros cuadrados. El censo incluye sólo restos óseos, y no dientes, ya que los paleontólogos querían un disco de la madurez de cada muestra, y los dientes no permiten conocer la edad a la que un dinosaurio murió, dijo Goodwin.

Catalogando sólo los esqueletos que contienen tres o más huesos, los investigadores contaron 23 Triceratops , cincoTyrannosaurus y cinco Edmontosaurus. Los datos de la parte de la formación superior, por lo tanto más reciente, da  fechas de entre 65 y 70 millones de años, justo antes de la extinción en masa de los dinosaurios que se atribuye al impacto de un cometa o asteroide.

Un censo de los mayores sedimentos, arrojó 11 Triceratops , 11 T. rex y seis Edmontosaurus, junto con huesos de otros tres dinosaurios: El Thescelosaurus y el Ornithomimus , dos especies similares a aves, bípedos comedores de carne que llegaban a tener unos 12 pies de largo en su madurez, y de Ankylosaurus , un dinosaurio hervíboro blindado de cuatro patas con cola.

“La relación entre ejemplares pequeños y adultos mayores es relativamente raras en comparación con juveniles y subadultos de otras especies de dinosaurios”, dijo Goodwin. Esto podría explicarse si los menores vivían en otros lugares, que no es extraño en algunas especies. Los adultos mayores pueden simplemente haber sido relativamente raros.

“Estos datos se suman para crear una imagen emergente de cómo era la fauna de dinosaurios durante el Cretácico tardío”.

Horner destacó la gran variedad de dinosaurios en los sedimentos más viejos de Lower Hell Creek Formation, en comparación con los más jóvenes de la formación superior.

“Definitivamente hubo un cambio en la población principal hasta el límite del Cretácico-Terciario, así que algo le estaba sucediendo a las fauna antes del impacto”, dijo. “Durante los 10 millones de años posteriores,  alcanzó la diversidad de dinosaurios de hace 75 millones de años, los dinosaurios se redujeron bastante rápido, y no quedaron muchos hacia el final.”

El trabajo fue financiado por donaciones individuales de James Kinsey, Catherine B. Reynolds y Homer Hickam, así como Intellectual Ventures, la Fundación Windway, la Institución Smithsonian y la Universidad de California y su Museo de Paleontología.

Autor: Robert Sanders

Enlace original: T-Rex more hyena than lion

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s