El VLT detecta la primera tormenta en un exoplaneta


Los astrónomos han medido una supertormenta por primera vez en la atmósfera de un exoplaneta, el bien estudiado HD209458b, un tipo de“Júpiter caliente”. Las altas precisiones observadas  muestran monóxido de carbono fluyendo a gran velocidad desde el lado diurno extremadamente caliente del planeta a la cara fría. Las observaciones también aportan  otro emocionante hallazgo: la medición de la velocidad orbital del exoplaneta, lo que proporciona una determinación directa de su masa. Los resultados aparecen esta semana en la revista Nature.

“HD209458b no es definitivamente un lugar para  débiles. Mediante el estudio de los gases venenosos de monóxido de carbono con gran precisión, hemos encontrado evidencias de un viento super rápido que, soplaba a una velocidad de 5000 a 10 000 kilómetros por hora, dice Ignas de Snellen, que dirigió el equipo de astrónomos.

HD209458b es un exoplaneta de alrededor el 60% de la masa de Júpiter que orbita una estrella similar a nuestro Sol y está situado a 150 años luz de la Tierra en la constelación de Pegaso. A una distancia de sólo un 20%  la distancia de la Tierra al Sol, con respecto a su estrella, el planeta se calienta intensamente, y tiene una temperatura superficial de unos 1000 grados centígrados en el lado caliente. Debido a que posee una órbita sincrónica ,  el planeta muestra siempre el mismo lado a la  estrella alrededor de la que gira, por lo que un lado permanece siempre muy caliente, mientras que el otro es mucho más fresco. En la Tierra, las grandes diferencias de temperatura conducen inevitablemente a  fuertes vientos, y como nuestras mediciones revelan, la situación no es diferente en HD209458b,” dice el miembro del equipo Simon Albrecht.

HD209458b fue el primer exoplaneta que se localizado por el método conocido como tránsito: cada 3,5 días, el planeta se mueve por delante de su estrella anfitriona, lo que bloquea una pequeña porción de la luz de la estrella durante un período de tres horas. En tal caso una pequeña fracción de los filtros de luz de las estrellas pasa a través de la atmósfera del planeta, dejando una huella. Un equipo de astrónomos de la Universidad de Leiden, el Instituto Holandés para la Investigación Espacial (SRON), y el MIT en los Estados Unidos, han usado el VLT (Very Large Telescope)  y su poderoso espectrógrafo CRIRES para detectar y analizar esas débiles huellas. CRIRES es el único instrumento en el mundo que ofrece espectros que pueden determinar la posición del monóxido de carbono en las líneas, con una precisión de 1 parte en 100 000, dice Kok Remco, miembro del equipo. “Esto nos permite, por primera vez,  una alta precisión para medir la velocidad del monóxido de carbono utilizando el efecto Doppler” .

Los astrónomos han alcanzado ya varios hitos mediante esta técnica. Se mide directamente la velocidad a la que el exoplaneta orbita su estrella. “Generalmente, la masa de un exoplaneta se determina midiendo el bamboleo de la estrella y suponiendo la masa de la estrella, según la teoría. Aquí, hemos sido capaces de medir el movimiento del planeta, así, y determinar tanto la masa de la estrella como la del planeta,dice el co-autor de estudio, Ernst Mooij.

También por primera vez, los astrónomos midieron cuánto era el carbono presente en la atmósfera de este planeta. Parece que H209458b es realmente tan rica en carbono como Júpiter y Saturno.Esto podría indicar que se ha formado de la misma manera , dice Snellen. En el futuro, los astrónomos podrán ser capaces de utilizar este tipo de observación para estudiar las atmósferas de planetas similares a la Tierra, y determinar si la vida también existe en otras partes del Universo.”

Esta investigación fue presentada en un artículo que publica esta semana la revista Nature: “El movimiento orbital, la masa absoluta, y la altitud de los vientos fuertes del exoplaneta HD209458b”

El equipo se compone de Snellen Ignas AG y Ernst JW Mooij, (Observatorio de Leiden, Países Bajos), Remco J. de Kok (SRON, Utrecht, Países Bajos), y Simón Alberto (Massachusetts Institute of Technology, EE.UU.).

ESO, el Observatorio Europeo Austral, es la organización intergubernamental más importante de astronomía en Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Esta organización es financiada  por 14 países: Austria, Bélgica, la República Checa, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia, Suiza y Reino Unido. ESO lleva a cabo un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de gran alcance en sus  instalaciones,  que permitan a los astrónomos realizar importantes descubrimientos científicos. También juega un papel de liderazgo en la promoción y organización de la cooperación en la investigación astronómica. ESO opera en tres sitios únicos de observación de clase mundial en Chile: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el telescopio astronómico más avanzado de luz visible y VISTA, el telescopio más grande del mundo. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio astronómico llamado ALMA, el mayor proyecto astronómico actualmente. ESO está ultimando la planificación de un proyecto europeo para construir un telescopio de de 42 metros; el E-ELT, que se convertirá en “el ojo más grande del mundo en el cielo”.

Enlace original: VLT detects first superstorm on exoplanet.

Para saber más: HD 209458b. Enlace al estudio online (eng). Planetas extrasolares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s