La capacidad para leer en los rostros de los demás es innata en todos los seres humanos


Nuestra capacidad para juzgar la salud, la educación y el nivel de rasgos de carácter de los demás con sólo mirar sus caras es una habilidad innata, común a todas las culturas.

Por ejemplo, miembros de la tribu amazónica podría evaluar con precisión las señales faciales que corresponden a rasgos relacionados con el éxito reproductivo del mismo modo que cualquier habitante de una cultura o sociedad diferente, asegura un equipo de científicos estadounidenses en un reciente informe en la revista PLoS One.

“Nuestros resultados sugieren que la capacidad pa juzgar los rasgos de las personas basándose en las características faciales es una especialización evolutiva de los seres humanos”, asegura Eduardo Undurraga, autor principal del estudio de la Universidad de Brandeis en Waltham, Massachusetts.

“El rostro contiene información importante acerca de una persona”, dice Undurraga. Este campo de la evolución ha sido estudiado extensamente, sin embargo hasta ahora la mayoría de estudios previos de este tipo sólo habían considerado los miembros de las sociedades industrializadas occidentales.

Los participantes en el estudio pertenecían a la tribu Tsimane (pronunciado cheemauney), un grupo indígena de Bolivia que han sido objeto de una investigación de varios años sobre cómo el desarrollo económico y la globalización afectan a la cultura y el bienestar.

“Hacer este tipo de investigación con los participantes no occidentales requiere un compromiso a largo plazo y riguroso trabajo de campo”. Undurraga y sus colegas tuvieron que aprender las complejidades de la sociedad Tsimane así como su lenguaje.

Los investigadores pidieron a 40 mujeres y 40 hombres de entre 16 y 25 años que revisaran 93 fotografías faciales de otros miembros de la tribu.

Los participantes clasificaron su percepción de la salud, el dominio, el conocimiento y la sociabilidad de cada cara.

Después, las interpretaciones de los participantes sobre las fotografías fueron comparadas con datos referentes a los miembros que aparecían en las imágenes, y se ajustaron en función a que se encontraran caras que les resultaban conocidas.

Los investigadores midieron objetivamente los cuatro rasgos sobre los que se preguntaba. Por ejemplo, la salud se midió en base a enfermedades recientes y el conocimiento por su talento en diferentes plantas de la jungla, así como el lenguaje y la aritmética.

Según los investigadores, la capacidad de reconocer estos atributos en una pareja debe suponer un aumento de la descendencia.

Tanto a hombres como a mujeres les fue bien en la evaluación de la mayoría de los rasgos, pero sobre todo, las mujeres eran mejores que los hombres en las señales que denotaban mejor salud a juzgar las fotos.

Los investigadores sugirieren, basándose en estos datos, que la salud de la pareja puede ser más importante que otras características en un entorno cultural.

“Es importante para entender este fenómeno en distintas sociedades, poder determinar en qué medida el fenómeno varía según las culturas y en qué medida representa una cultura compartida por todos los humanos”, dijo Undurraga.

Frances Quirk, psicólogo de la Universidad James Cook en Townsville, dijo que la nueva linea de investigación de Durrunga y sus colegas, abre una puerta a futuros estudios. Tal investigación podría analizar qué rasgos se vuelven más importantes en qué contextos determinados.

También reconoció la importancia de superar las barreras prácticas para demostrar que este fenómeno  (que predice la teoría evolutiva y se sospecha que intrínseca en el ser humano) es válido en un entorno diferente. “Viene a completar el peso de la teoría que se intercultural”, dijo.

Aunque es difícil generalizar en todas las culturas los datos que se desprenden de este estudio, Quirk dijo que en teoría se podría esperar que la capacidad de evaluar las características faciales sea universal.

“Esta capacidad para leer en los rostros de los demás  proporciona información muy clave sobre el potencial de éxito reproductivo y la supervivencia”, dijo.

Autor: Lindsey Doermann.

Enlace original. Face-reading a vital evolution specilation.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s