Extrañas rocas en Marte desvelan que el planeta podría haber albergado más agua de la prevista en el pasado


Los científicos han tenido  que realizar un trabajo digno del mejor detective en la base de datos de Marte de la NASA. El Spirit rover ha descubierto grandes cantidades de un tipo raro de roca marciana que agrega más evidencia acerca de que el planeta rojo podría haber albergado agua líquida en el pasado remoto.

El afloramiento de roca rica en minerales de carbonato se encontró en las colinas de Columbia, una “isla” de monte bajo en el cráter Gusev en Marte. El Spirit visitó el yacimiento en 2005, antes de quedar inactivo en su actual lugar de descanso de Marte.

Los carbonatos son minerales que contienen dióxido de carbono y demuestran con bastante fiabilidad la presencia de agua. Así que, si las condiciones eran tales para que las rocas carbonatadas se crearan, todo parece apuntar a la existencia de esta. Lo que avalaría la posibilidad del surgimiento de vida en la región.

“Las formaciones de carbonato son el producto de la precipitación de agua, por lo que tiene que haber agua alrededor de ellas para formarse.” señala  el autor principal de este nuevo estudio, Richard Morris, científico del Centro Espacial de Johnson de la NASA.

No hay, sin embargo, ninguna evidencia firme de que Marte alguna vez haya acogido vida.

Hasta ahora, los indicios geológicos de la presencia de carbonatos en la superficie marciana habían sido relativamente escasos. Por el contrario, rocas similares a las estudiadas ahora en Marte (como la piedra caliza), son abundantes en la Tierra, donde abunda el agua líquida.

El descubrimiento de estos afloramientos rocosos ricos en carbonato  fue toda una sorpresa para los investigadores, ya que en la misma zona se han hallado previamente un buen número de rocas que no contenían esta caracteristica.

“Las rocas se encuentra en el extremo sureste de Husband Hill, en las colinas de Columbia,” dijo Morris. “A medida que el Spirit bajaba la pendiente de Husband Hill, nos encontramos con un montón de rocas que no tienen carbonatos. Nos encontramos con este afloramiento, se analizó, y nos dimos  cuenta que la época en la que se podían datar era muy diferente  a la de las muestras anteriores”

El Spirit, de hecho, visitó el afloramiento, llamado Comanche, en diciembre de 2005, y mientras que las mediciones iniciales fueron tomadas dentro de los valores normales, la importancia del hallazgo se hizo evidente recientemente.

El Spirit y su robot gemelo Opportunity han estado explorando las diferentes partes de Marte desde que aterrizaron en enero de 2004.

El año pasado, el Spirit se atascó en la profunda arena marciana y la NASA dejó de intentar extraerlo a principios de este año. El rover se encuentra actualmente en hibernación y es muy posible que no pueda sobrevivir al duro invierno marciano.

Su hermano gemelo, el Opportunity, sin embargo, se encuentra en condiciones optimas para realizar su labor y ya que se dirige a un enorme cráter llamado Endeavour. El mes pasado, los rovers rompieron el récord de permanencia en la superficie marciana y los datos enviados desde su aterrizaje están siendo de gran utilidad para diferentes estudios.

En este en concreto, los investigadores emplearon el conjunto completo de herramientas de la Mars Exploration Rovers (MER) que incluye  espectrómetro  de Partículas Alfa (Mossbauer) y rayos X, de gran ayuda gracias a la detección temprana del exceso inusual de elementos ligeros en la roca, y la emisión Termal Espectrográfica en Miniatura  (Mini-TES), un instrumento de exploración de minerales que identificó a los minerales de carbonato.

Cuando el Spirit visitó Comanche hace 5 años, el Mini-TES, que se desarrolló en la Universidad de Arizona, fue incapaz de detectar  los carbonatos en la roca debido a que el instrumento había sido dañado por el polvo marciano.

“El Mini-TES  había sido duramente golpeado por el polvo, que barre la superficie marciana, meses antes de que el Spirit alcanzara la zona del hallazgo, y no teníamos posibilidad de corregir los efectos negativos del polvo en los aparatos de medida”, dijo Steve Ruff, un científico de investigación en Marte de la ASU Flight Facility Espacio, y una de los autores del estudio. “Sabíamos que había algo extraño en el espectro de afloramiento enviado por los Mini-TES, pero no podíamos decir cuál era la causa.”

Los investigadores desarrollaron una calibración para eliminar los efectos del polvo que se había metido en los instrumentos. Esto, combinado con los datos de espectografía  Mossbauer, y datos químicos de un tercer espectrómetro, el Mini-TES pudo confirmar la presencia de minerales de carbonato en el afloramiento Comanche.

“Si bien es difícil medir el tamaño del afloramiento rocoso debido a que algunas de las rocas se hallan en parte enterradas en la superficie marciana, hay un gran afloramiento que es de aproximadamente cinco metros de ancho,”.

La investigación se detalla en el número de junio de la revista Science.

Los investigadores esperan que el análisis de la composición de las rocas  pueda proporcionar evidencia de cómo se formaron.

“Los carbonatos marcianos tienen una composición poco usual”, dijo Morris.“Esto tiene que decirnos algo. El siguiente paso es mirar en como fueron los procesos que formaron los carbonatos.”

“El mineral es rico en magnesio y hierro y, posiblemente, se originó a través de procesos hidrotermales que forman la precipitación de agua residual y aguas calientes a partir del magma que fluye a través de restos de depósitos enterrados de minerales de carbonato”, dijo Morris.

El siguiente paso es examinar los registros terrestres para encontrar similitudes en los carbonatos que tienen composiciones similares a las encontradas en Marte. Saber cuánto carbonato está presente en la roca permitirá a los científicos utilizar ejemplos análogos de la Tierra para comprender el proceso mediante el cual se formaron.

Los científicos han estado buscando rocas carbonatadas en Marte desde hace décadas, ya que esto resulta crucial para entender la historia temprana del clima del planeta rojo, y la cuestión de si Marte  pudo haber albergado vida en el pasado.

El meteorito marciano ALH 84001 contenía aproximadamente un 2.1 por ciento de carbonato, y hasta este reciente  descubrimiento, era la mayor concentración de carbonato  encontrado en rocas marcianas. En el afloramiento de Comanche, sin embargo, la concentración de carbonato llega a niveles mucho más abundantes, del orden de entre 16 y 34 por ciento.

Morris cree que existen posibilidades de que rocas tan ricas en carbonato como las referidas, también se puedan encontrar en otras regiones de Marte. Minerales de carbono se han detectado en la región de Nili, que está a 6.300 kilómetros de distancia de las Comanche, abriendo la puerta a hallazgos similares en el futuro.

Ruff dijo que “los datos recogidos por el Spirit en Comanche han estado disponibles para los científicos y al público desde hace cuatro años. El hallazgo muestra que este conjunto de datos todavía alberga importantes descubrimientos en potencia.”

Autor: Denise Chow.

Enlace original: Rare Mars rock hold clue to ancient water.

Para saber más: Marte. Mars Exploration Rover Mission Site.


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s