Un mecanismo del cerebro evolucionó para detectar a los tramposos


Un nuevo estudio  de la Universidad de Santa Barbara indica que la extraña capacidad humana para detectar a los tramposos refleja el funcionamiento de un sistema de razonamiento que ha evolucionado a tal efecto, y no se puede explicar mediante  reglas condicionales, violaciónes moral, o interacciones sociales. Sus resultados aparecen en la edición actual de las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).

Según los autores, este sistema se activa sólo cuando se detecta un acto que tiene el potencial para revelar un aspecto específico del carácter de alguien con propensión a hacer trampa.

Los nuevos resultados, que se basan en las investigaciones presentadas en un artículo de 2002 de PNAS destacando la evidencia neurocientífica de un sistema de detección de tramposos, concretamente desacreditan la teoría de pizarra en blanco de la inteligencia humana. Este punto de vista intenta explicar habilidades especiales como la detección de tramposos como un producto de la experiencia, más que como una capacidad general para aprender o razonar.

“Lo que es sorprendente acerca de los resultados es el grado de especialización de este mecanismo”, dijo Leda Cosmides, co-autor del estudio y co-directora del Centro de UCSB para la psicología evolucionista. “Los análisis evolutivos han demostrado que el intercambio social no puede desarrollarse a menos que los individuos sean capaces de detectar a los tramposos”. “Por lo tanto, desde un punto de vista evolutivo, la función de detectar los actos de engaño debe de estar  ligado a la capacidad para adivinar  el carácter de un posible tramposo.”

Los investigadores encontraron que el sistema de detección de tramposos es más complejo y selectivo. El sistema permanece inactivo (es decir, que no suele darse cuenta de engaños) cuando se enfrenta a situaciones donde las personas se ven privadas de lo que tienen derecho,  por razones que no es probable se deban a las artimañas de los tramposos.

“Este sistema de razonamiento no responde a las consecuencias económicas per se. Se centra sólo en las conductas que pueden revelar los tramposos”. “Ignora a los demás, tengamos un beneficio o no. Lo cual coincide con la predicción de que la función del sistema es la de ser una especie de filtro para las personas que hacen trampas”.

“Estos experimentos fueron diseñados para descartar toda hipótesis alternativa que conocemos acerca de por qué las personas están capacitados para detectar a los tramposos. Ninguna otra teoría predice que este patrón de resultados”.

“Cuesta un momento apreciar  que estos resultados son inconsistentes con las formas tradicionales de pensar”. “Teorías del aprendizaje, las teorías económicas, y todas las teorías motivacionales predicen que la adquisición de habilidades  debe ser al menos parcialmente proporcional a  la rentabilidad. Sin embargo, la mente tiende a ignorar las pérdidas que no se deben a las artimañas de los tramposos. “

“Si nos quitan las señales que indican que una persona está predispuesta a hacer trampa, el mecanismo no se activa”, agregó Cosmides. “Eso es lo que se cae de la teoría evolutiva”.

Enlace original: Brain Mechanism Evolved to Identify Those With a Propensity to Cheat.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s